La Palabra De Dios Para Todos.

La Familia

Una Sola Carne

De vez en cuando es necesario evaluar nuestras actitudes e ideas para ver si están de acuerdo con lo que Dios quiere, o si estamos imitando al mundo. Así es el caso cuando se refiere al matrimonio. Cuál es el plan de Dios referente al matrimonio? Cómo es que los cristianos han permitido que el mundo les infecte con sus ideas erróneas?

Miramos lo que Dios dice al respecto del matrimonio. El empieza con la unión del primer hombre y la primera mujer en Génesis 2:24 donde se explica: «Por tanto, el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.» Este pasaje se refiere a la necesidad del hombre separarse de sus padres (padre Y madre) y unirse a su mujer. La separación es necesaria para que la unión sea completa. Cuando el hombre no se separa de sus padres, se crea muchas dificultades en el matrimonio.

Sigue leyendo

Maridos, Amad A Vuestras Mujeres

por Pablo Moreland

    Como Cristianos somos nuevas criaturas en Cristo. El nos llama a hacer las cosas de una forma distinta, de la forma que El quiere. Dios nos hizo seres sexuales y bendijo la unión matrimonial cuando unió a Adán y a Eva en el jardín de Edén. Para Dios el matrimonio es sagrado. El hizo del matrimonio el fundamento de una sociedad solida y firme. Los hombres hicieron del matrimonio algo muy distinto y por esta razón nuestra sociedad está en caos y nuestras familias se están desboronando. En la carta a los Hebreos capítulo trece, versículo cuatro, encontramos las siguientes palabras:

    Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.Hebreos 13:4 RV95

Sigue leyendo

La Familia – por Edgar Peña

ACERCA DE LA FAMILIA
por
Edgar Peña

Nota: Este bosquejo fue predicado primero, en la Iglesia Cristiana de Normandía en Bogotá, el 30 de junio de 2002 y luego, en el retiro de pastores, en Sardinata, el 2 de Julio de 2002.


Proposición:

La familia es la encargada de proclamar el nombre de Cristo, de formar a sus hijos y de estructurar una sociedad justa y honesta.

Sigue leyendo

Las Casadas Estén Sujetas A Sus Propios Maridos

 

por Aurora Moreland

21Someteos unos a otros en el temor de Dios. 22Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor, 23porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.
Efesios 5 :21-23

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor. Observemos la comparación «Como al Señor«. Esta sujeción no se puede dar si no está de la mano del amor por el esposo. Uno de los malentendidos más frecuentes en la relación matrimonial es precisamente la instrucción que dice «Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor»,puesto que la «mujer moderna» no acepta que el hombre «la mande» pues ella es «igual o mejor» que su marido, pensamientos que lejos están de buscar el bienestar matrimonial, pareciendo mas bien que se tratara de una competencia. Muchos hombres han hecho mal uso de esta instrucción Bíblica pretendiendo que sus mujeres les obedezcan ciegamente, pasando por alto el verso 21 que claramente dice «Someteos unos a otros en el temor de Dios» es decir que esta sujeción debe ser mutua, pues ambos se deben uno al otro, respetando el orden establecido por Dios que dice que es el hombre la cabeza del hogar, a quienes además instruye en el sentido que deben amar a su mujer como a su propio cuerpo. Es responsabilidad del esposo amar a su esposa. Una mujer que se sienta amada, no tendrá el más mínimo inconveniente para sujetarse en amor a su marido. Sigue leyendo

“Vi además la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, procedente de Dios, preparada como una novia hermosamente vestida para su prometido. Oí una potente voz que provenía del trono y decía: «¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! Él acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo; Dios mismo estará con ellos y será su Dios. Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir».” — Revelation 21: 2-4 Listen to chapter Copyright © 1999, 2015 by Biblica. Powered by BibleGateway.com.